El Aprendizaje organizacional
30 julio, 2018
Una comunicación efectiva dentro de una organización
28 agosto, 2018

Gestión Humana, un proceso estratégico para toda organización

Gestión Humana, un proceso estratégico para toda organización

Mucho se ha dicho que la Gestión Humana debe dejar de ser un proceso de apoyo y convertirse en estratégico, pero eso ¿ qué significa?

Lo primero que hay que entender es la relación que existe entre la Gestión Humana y la Gestión por Procesos, para lo cual es importante saber que no es posible lograr el impacto estratégico que se quiere alcanzar en la Organización, a través de una óptima gestión del talento humano, si no se conocen los otros procesos de la Compañía y la interacción entre los mismos.

Cómo mostrar un impacto estratégico desde la gestión del talento humano sin conocer:

  • Cuál es el propósito de cada proceso en la Organización y su orientación a la satisfacción del cliente.
  • Qué relación tienen las responsabilidades de los cargos con cada uno de los procesos en los que éstos intervienen.
  • Cuáles son los indicadores de gestión establecidos para cada proceso y la manera como el talento humano aporta al logro de las metas definidas para éstos.
  • Cuál es el nivel de riesgo al que está expuesto cada proceso, principalmente aquellos que son inherentes a las personas implicadas.
  • Dónde se encuentran las necesidades de seguimiento de los procesos y la gestión de mejoramiento por parte de las personas que los ejecuta.

Y así, pueden ser otras más las razones por las cuales Gestión Humana tiende a quedarse en la mente de las organizaciones como un proceso algo filosófico, que genera gasto antes que agregar valor, que sigue siendo un “intangible” difícil de entender para muchos, que no logra dimensionar las necesidades de su gente con el potencial que se requiere y que sea adecuado para responder a la misión de la Organización.

Eh ahí la responsabilidad inmensa del Proceso de Gestión Humana y de quien lo lidera, demostrar que ese “intangible” se puede materializar y traducir en real productividad para los demás procesos y para la empresa, donde el primer compromiso debe ser “tomarse el trabajo y el tiempo” de entender la organización, su razón de ser, el core del negocio, sus procesos de apoyo y obviamente su direccionamiento estratégico y el norte al que se quiere llegar, para que a partir de ahí se puedan generar propuestas de Gestión del Talento Humano efectivas, que permitan maximizar el potencial de las personas, mostrando así esa fuerte y verdadera relación de la Gestión Humana con la Gestión por Procesos de manera transversal a la organización, que garantice un alto impacto en los resultados y principalmente en la gente.

Por: Diana P. Alzate