Profesional contable bilingüe
15 agosto, 2020
Construyendo una concepción más amplia del ser humano
16 agosto, 2020

El talento en tiempos de cambio

El ranking mundial de competitividad del Centro de Competitividad Mundial realizó el estudio Nº 32 en 2020, con 63 países a nivel global.  Este estudio tuvo por objetivo evaluar en qué medidas las economías del mundo son capaces de desarrollar, atraer y retener talento, entendido éste como personal altamente calificado. En este estudio se han evaluado: Inversión y desarrollo y atracción y preparación. En esta ocasión le sumaron el logro en los ODS -Objetivos de Desarrollo Sostenible- enfocados principalmente a salud y bienestar, educación de calidad, trabajo decente y crecimiento económico.

En este ranking encontramos:

1er lugar:  Singapur

2do lugar:  Suiza

3er lugar:  Dinamarca

Estados Unidos aparece en el puesto 10 mientras China se ubica en el puesto 20.

El país con mejor posición de América Latina es Chile que se ubica en el puesto 38 mientras que Colombia aparece en el lugar número 54.  Con respecto a esta parte del mundo, se identifica una tendencia a la desconfianza en las instituciones.

El análisis de este estudio permite identificar la “receta para el éxito”, que se traduce en un sólido desempeño económico, un sólido sistema de educación y salud y un sólido sistema de empleo y mercado laboral.  En este  contexto, se encuentra un elemento clave:  Para lograr la excelencia en la atracción, se deben fortalecer dos frentes:  el sistema educativo que debe formar los mejores talentos y el mundo laboral que debe atraerlos y retenerlos.

Partiendo de este contexto y en reflexión para estos momentos de cambio, se proponen estas acciones clave:

Para personas en el marco laboral o del emprendimiento:

  • Ser aprendices permanentes, sin límites de espacio, tiempo, lugar, edad.

Esto significa crear capacidades para aprovechar las oportunidades.  Un título académico no nos hace competentes.  Un título académico nos habilita para un desempeño profesional. Hoy toma gran fuerza la competencia de las personas independiente de dónde la haya aprendido.  Esto obedece a un Marco Nacional de Cualificaciones, apalancado en la filosofía:  “el aprendizaje a lo largo de la vida”

  • Reconocer sus talentos y competencias y también sus debilidades.

Todos tenemos luces y sombras.  La neurociencia descubrió que desde que nacemos nuestros talentos ya se encuentran configurados en la corteza cerebral.  Esto nos lleva a encontrar la respuesta a la pregunta de la humanidad:  ¿el líder nace o se hace? ¿el emprendedor nace o se hace?  ¿el artista nace o se hace?.  La respuesta es:  nace, y su historia de vida le permite descubrir o no, sus talentos, por lo tanto, también se hace.

  • Evaluar si lo que haces lo haces con y por pasión. Solo esto nos permitirá ser felices, productivos y saludables.

Reinventarse, replantear el camino, revisar el equipaje para lo que nos espera.

  • Mantener un espíritu positivo.

El miedo paraliza, la confianza impulsa.

Para los empresarios:

  • La crisis afecta la planeación, crea horizontes en el corto y mediano plazo. Sé flexible, enamórate como los emprendedores del problema y busca la solución:  nuevos productos, nuevos servicios, nuevos clientes, nuevos mercados.  La clave es adaptar la planeación a las circunstancias inmediatas.
  • Crea nuevas capacidades en tu empresa. Establece donde están los talentos que requieres y no te enfoques en la brecha; esto es largo, costoso y con resultados poco satisfactorios.
  • Lo social adquiere gran importancia. Busca respuestas y soluciones a problemas que nos plantea la sociedad de hoy. La sociedad cambió y con ella, cambiaron sus necesidades y sus expectativas.

Con respecto a las competencias:

Hace varios años en la Mesa Nacional  de Dirección y Gerencia, en un trabajo liderado por la Universidad Pontificia Bolivariana y en conjunto con empresarios, se identificaban estas competencias:  liderazgo, orientación al logro, toma de decisiones, comunicación asertiva y trabajo en equipo.  Y si bien estas competencias permanecen, hoy el llamado es a tener un nuevo enfoque, romper paradigmas y sumar estas otras competencias:

Orientación al aprendizaje

Trabajo en escenarios de incertidumbre

Flexibilidad

Orden y calidad

Enfoque a resultados

 

El cambio nos permitirá nuevas oportunidades si lo asumimos desde nuestras fortalezas.  La productividad y el bienestar físico y mental, vienen de la mano de orientar nuestro camino en la dirección de mis talentos naturales, configurados desde el inicio en mi cerebro.  Actuando sobre las cosas en las que soy fuerte, puedo lograr un nivel de potencia sobresaliente, sin esfuerzo y en el menor tiempo.  El camino contrario, en una búsqueda por el cierre de brechas en aquellas cosas para las que mi cerebro no está lo suficientemente habilitado neurológicamente, además de significar inversión en tiempo y dinero, puede llevar a un camino de frustración y tocar los límites de la salud mental.

Personas en alineación con sus talentos naturales son más felices, productivas y saludables.  Este es el gran reto.

Por: María Cecilia Viana Osorio. Agosto 2020