Comunicación ¿Un don perdido?
4 mayo, 2021
La consultoría como estrategia de aprendizaje organizacional
26 agosto, 2021

Equipos de trabajo de rendimiento superior

Cuando usted lidera un equipo de trabajo o es miembro de él, es usual que surjan algunas preguntas:

¿Este equipo es poderoso, creativo, innovador o no hay espacio para ello?

¿Los que conformamos el equipo nos sentimos bien cuando nos reunimos?

¿Estoy satisfecho con lo que hacemos y la manera en que lo logramos?

¿Estamos conformes con lo que hacemos o creemos que puede ser mucho mejor?

¿Me siento escuchado, reconocido, valorado o solo cumplo con lo que me corresponde?

 

Estos interrogantes pasan por la mente de quien lidera un equipo y de quienes pertenecen a él. Las respuestas son varias, infortunadamente, muchas negativas.

Las personas trabajando en equipo para lograr un objetivo específico como desarrollar un proyecto, administrar un proceso crítico, adelantar una investigación o cualquier otro propósito organizacional, tienen un potencial enorme para hacerlo mejor y con resultados superiores.

La sola formalidad de constituir el equipo, definir el líder, las personas que harán parte de él y su propósito, no basta para lograr resultados superiores y producir satisfacción y realización personal y profesional. Hay que trabajar para ello y es el líder quien debe tomar acciones para fortalecer de entrada el equipo.

Este es el punto de partida, la puesta en común del propósito del equipo, de los roles y aportes esperados, igual, no basta con establecerlos y comunicarlos, hay que trabajar más.

El líder debe invertir tiempo en la primera reunión y si se requiere, en una o dos sesiones más, para asegurar que la forma en que se entiende e interpreta el propósito del equipo esté clara y unificada para todos y asegurar también claridad en la contribución de cada uno de los pertenecientes al equipo.

Muy importante controlar el impulso y afán de empezar a producir resultados desde el arranque. Este primer paso nos da tranquilidad respecto a mantener el rumbo hacia el propósito central, clarifica de entrada el norte y precisa lo esperado como aporte principal a cada miembro del equipo. Comienza a construirse así la solidez de un equipo de resultados superiores.

Hacer común el propósito y aporte esperado de cada participante no es suficiente, hay que continuar invirtiendo tiempo en el proceso de formación hacia un equipo de rendimiento superior. Se hace durante las reuniones del equipo, a la par del trabajo técnico que constituya el giro ordinario del equipo y requiere preparación del líder y conocimiento de todos, de lo que se va a hacer.

 

¿En cuáles aspectos principales es necesario aprender a trabajar como equipo?

Ajustes al estilo de liderazgo:

El líder debe revisar su forma de orientar un equipo, conocerse, aprender técnicas para convertir su grupo en un equipo de rendimiento superior.

 

Conocimiento de cada miembro del equipo:

Fortalezas, modos de pensamiento y comportamiento en grupo.

 

Tomar decisiones:

Metodologías para tomar decisiones en conjunto, capacidad de escuchar al otro, valorar.

 

Sentido de colaboración e interés en la contribución de todos:

Interés y preocupación genuina en los aportes de cada uno al equipo, no sólo en los propios.

 

Confianza:

Incrementar el nivel de confianza entre los miembros del equipo y de estos con el líder. Implica muy buen nivel de conversación, no solo sobre aspectos técnicos en que trabaja el equipo.

 

Respeto por ideas y conceptos contrarios:

Reglas de juego para aprender a escuchar al otro, dejarlo terminar, no imponer, analizar las ideas y dar razones suficientes. Reconocimientos.

 

Adoptar la práctica de espacios de reflexión y generación de ideas:

Reconocimiento a ideas individuales y de equipo. Aportes a la empresa y a otros equipos.

 

Gestionar los conflictos:

Analizar conjuntamente por qué se dio, aprender de ellos y solucionar.

 

Existen contenidos y metodologías efectivos para construir equipos de trabajo de rendimiento superior.

 

La preparación de los líderes y el Coaching de Equipos ofrecen aprendizajes y herramientas para lograrlo, necesariamente, comienzan por el auto conocimiento para entender por qué pensamos y actuamos diferente cuando trabajamos juntos por un propósito común.

 

Referencias

Certificación Internacional de Team Coaching, ICC

Coaching efectivo, Marshall J. Cook

Coaching herramientas para el cambio, Robert Dilts

Multiplicadores, Liz Wiseman

Remando Juntos, Germán Nicolas

 

Por: Jorge Mario Montoya Isaza. Socio Consultor Gente Competente S.A.

Mayo 2021