Director Comercial
29 septiembre, 2020
Empleados de mi pyme con la camiseta puesta
14 octubre, 2020

¿Llegó el momento de prestarle atención a la transformación digital en su organización?

Muchas organizaciones en este momento de crisis/oportunidad (COVID-19) están pasando por momentos angustiantes, por no tomar en serio los planes de transformación digital, sumado al conflicto interno generado en las personas al no saber usar las herramientas digitales.

Y es que no es para menos:

✘ El manejo de información, sus bases de datos o sus registros, están completamente desarticulados y en diferentes versiones, y para no ir muy lejos, no cuentan con un sistema centralizado de manejo de información.

✘ Muchas empresas hacen uso del papel en muchos de sus procesos y los registros son guardados en carpetas físicas.

✘ Aún solicitan a sus equipos de trabajo, clientes o proveedores, llenar formularios en papel, para luego tomarles una foto o escanearlos (volverlos digitales 🤔) y enviarlos a través de correo y servicio de chat.

✘ Son innumerables las empresas que todavía miden por “horas nalga” a sus empleados (no por cumplimiento de sus metas estratégicas) y, en ocasiones cuando por alguna razón éstos deben ausentarse por un tiempo, al regresar les dicen jocosamente: “¿ya no trabajas en la empresa?”

✘ Sus líderes se resisten sin justificación alguna, a dotar de competencias digitales a los empleados quienes en un porcentaje muy alto, apenas manejan un procesador de texto, una hoja de cálculo, el correo electrónico y el chat, muchos de ellos con una gran cantidad de vicios digitales que los hace improductivos y muy caros para la empresa.

✘ Algunas de estas empresas, todavía tienen dificultades para desviar las líneas telefónicas, hacia sus servicios celulares, y de igual manera, tienen dificultades para trasladar sus activos digitales, porque todos están en el PC de la oficina, el concepto de nube parece no existir, y siguen haciendo backups en disco duro externo, sin ningún escrúpulo en temas de seguridad.

✘ En medio de esta crisis, existen jefes que están pasando la lista, para verificar que su “equipo” esté conectado, sentado o trabajando bajo el modelo de tele-esclavitud. Tanto para jefes como para empleados, nada está cambiando, siendo más crítico ahora, porque en muchas ocasiones el sitio de cuarentena no es el más óptimo para desarrollar las labores de trabajo; ahora se suma la presión de jornadas labores extensas 🤯, sin objetivos claros.

Estas empresas con sus jefes (no se puede decir líderes), son aquellas donde el trabajo es un lugar y no una actividad clave con unos objetivos claros y unas metas que cumplir.

¿Y qué hacer ahora?

Este momento, y el tiempo que viene, es una gran oportunidad para que los empresarios, dueños, socios, líderes, tomadores de decisión, miembros de juntas directivas, comités, jefes de procesos, líderes sin cargo y, en general todos aquellos que están interesados en un verdadero cambio en sus organizaciones, independiente del tamaño que tengan o el desempeño financiero, puedan tomar las acciones para llegar a ser más productivos.

Inventario básico de pasos a seguir:

  1. Comprender que el secreto es la gente. Son los empleados y, si estos no están debidamente capacitados en competencias digitales, cualquier desarrollo de ecosistema digital, transformación digital o “lo que sea” digital, va a ser un completo fracaso. En este sentido, un paso obligado es la formación en nuevas habilidades, nuevo estilo de pensamiento (más enfocado en lo digital), trabajo colaborativo, todo esto con base en los planes de desarrollo o iniciativas estratégicas. No basta con cursos aislados y un par de certificados, es todo un proceso estructurado.
  2. Es una iniciativa que se debe liderar desde lo más alto de la organización o del equipo de trabajo, sin embargo, debe ser de total comunión por todos, de lo contrario también se perderá energía organizacional. Las estructuras sociales tienden a romperse por el eslabón más débil.
  3. La transformación digital se basa en cambios de paradigmas, donde se evalúa el status quo de la organización y donde se pone de manifiesto los vicios empresariales y grupales, los cuales deben ser eliminados por completo para dar cabida a una nueva cultura. Transformar involucra romper. Si se hacen las cosas como hace 3 años, se está perdiendo mercado; si se hacen cómo hace 5 años, se está perdiendo dinero.
  4. Finalmente, se debe implementar un plan de desarrollo o iniciativa estratégica que lleve estos pasos como básicos y muchos otros más, el cual va a dirigir a la organización a un nuevo estilo de pensamiento, un nuevo entendimiento del entorno y por ende una nueva comprensión del mercado. Si esto empieza a suceder, los frutos son exquisitos: del lado interno se tendrán organizaciones más efectivas en sus procesos y actividades; hacia afuera, serán más asertivas en la manera como se oferta el valor, se activa la demanda y se generan ganancias tempranas.

La Transformación Digital es un cambio de mentalidad, de paradigmas, de cultura, de estilos de trabajo y hoy, más que nunca, es el momento de comprenderla, asimilarla, aceptarla y adoptarla, porque quienes no se adapten muy seguramente morirán.

Por: Luis Antonio Martínez